“Lo más difícil de entender en este mundo es el impuesto sobre la renta.” Albert Einstein.

Entender la existencia, causa y forma de cobro de los impuestos no es un tema sencillo. Mucho se ha dicho, sobre la necesaria reforma fiscal en Costa Rica. También muchas son las opiniones sobre la necesidad y alcance de las mismas. Tantas opiniones hace que un tema de difícil comprensión, sea aún más complicado.

Para muchos el problema de los impuestos se deriva del gasto del Estado; cansados de esto, que perciben abuso, se niegan a pagar más allá de lo que creen justo; otros simplemente se niegan a contribuir. Es a estos individuos, entre otras causas, a los que señala el gobierno como autores de la crisis fiscal en la que se encuentra el país.

En una reunión con el Ministro de Hacienda, el señor Helio Fallas, escuchamos los detalles, de un análisis multifactorial sobre la causa del estado crítico de las finanzas de nuestro país. Los intereses sobre las deudas, los tratados libres(TLC), la canasta básica y la evasión fiscal aparecían dentro de la lista de los causales.

Como si la presión de la sociedad civil de enderezar la situación económica del país no fuera suficiente, a esta debemos sumar la presión de las organizaciones internacionales, como lo es la OCDE(Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), de efectivamente demostrar que se están tomando medidas para corregir las fallas y mejorar la situación.

La OCDE ha señalado la falta de mecanismos del Gobierno de Costa Rica, para combatir el fraude Fiscal y con eso de su incapacidad de enmendar la crisis. La respuesta del gobierno, una serie de normas y regulaciones; entre ellas, la ley de Lucha Contra el Fraude Fiscal, propuesta que entre otras, dispone la obligación de divulgar y mantener actualizado un registro que contiene la información sobre quienes son los socios de las entidades jurídicas; información que, según el gobierno, no será utilizada con otro fin que luchar contra la evasión y el fraude fiscal.

Muchos abogados y actores de la sociedad, consideran la base de datos, como innecesaria, puesto que es facultad de la Administración Tributaria, solicitar dicha información. Así mismo, sostienen algunos que una base de datos va en contra de la protección de la información privada, con las consecuencias que podría traer que la misma se filtre. El Ministerio de Hacienda, garantiza que la base de datos estará segura y que no será accesada, con ningún otro fin que el de evitar el fraude tributario.

La realidad es que Costa Rica y sus ciudadanos tienen la capacidad económica y productiva para continuar creciendo y aportando por lo que exigen de su gobierno medidas que permitan e incentiven la inversión, emprendimiento y desarrollo de esta nación.

Artículos relacionados

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *