Desde hace 15 años en Guatemala el área de inmobiliario ha sido uno de los sectores que refleja un gran crecimiento y dinamismo. Las estadísticas reafirman este hecho, ya que ha existido un crecimiento de casi un 6% durante el último año en el sector construcción, además de un crecimiento del PIB.

Todo esto aporta una notable reactivación económica interna y desarrollo al sector, sin duda acciones relevantes para la economía general del país.

Según datos del Banco de Guatemala, los datos sobre metros cuadrados de construcción en 2018 superaron los 850 mil. En el año 2019, esta cifra se acercaba a los 700 mil; para el 2020, se proyectaban aún más en el total de metros cuadrados de área en construcción.

Otro dato revelado es que muchos de estos proyectos pertenecen a edificaciones dentro de la institución jurídica Propiedad Horizontal, de medio y alto metraje. Estas impactarán principalmente al área urbana con características residenciales dentro de la Ciudad Capital, ejemplo de esto, las zonas 10, 11, 14, 15, 16 y el área de Carretera a El Salvador.

Por otro lado, factores como la orografía de ciertos sectores no permite continuar las construcciones de este tipo, esto se traduce en menor oferta de proyectos a pesar de la demanda existente.

Otro aspecto de suma importancia es el impacto ambiental y vial que representa la saturación de proyectos en áreas urbanas, ya que muchos de estos se alejan de los planos de alto costo, acercándose a proyectos para el sector clase media y/o media baja. Esto ofrece alternativas a personas que solo podrían cotizar una vivienda en las periferias, pero que al mismo tiempo necesitan una opción más cómoda y céntrica por motivos de movilidad y distancia a sus centros laborales.

Existen los proyectos inmobiliarios de un concepto integral o uso mixto. Aquí se integra vivienda, recreación y comercio; estos no representan un número considerable aún, pero se espera su crecimiento en los próximos años.

Algunos agentes de bienes raíces y actores del sector inmobiliario apuntan a que el crecimiento de proyectos se adapte al estilo de vida de las personas como principal enfoque y es lo que se verá en las tendencias de construcción en los próximos años.

Como ejemplos de proyectos de uso mixto, podemos mencionar a AVIA, ubicado en zona 10. Este integra espacios de oficinas, turismo; al contar con un hotel, recreación y próximamente área de vivienda.

De la misma forma, Vistares, ubicado en zona 12 de la Ciudad Capital, existe un centro comercial que será anexo a una torre de vivienda vertical de próxima construcción.

En el interior del país, existen también proyectos que pretenden descentralizar la construcción del área metropolitana, dando el acceso a los lugares de comercio innovadores; pues los visitantes se han vuelto en gran medida más conocedores y exigentes con los servicios que ahí se encuentran. Esto se puede encontrar en el remozamiento e inversión que muchos desarrolladores han realizado a sus centros comerciales existentes en los departamentos del interior, sin contar con los nuevos proyectos en puerta, tanto en occidente como en el oriente del país. 

A pesar de todos los proyectos antes mencionados, la realidad es que existe un déficit de vivienda insatisfecha, que continúa siendo una deuda pendiente en Guatemala, por lo que los proyectos con enfoque de vivienda popular también verán un repunte en los años venideros, tanto dentro como fuera de la ciudad capital. Se estima que más de cien proyectos en un futuro se ejecuten.

Para mayor información contacte al autor de este artículo: alopez@latinalliance.co

Artículos relacionados

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *