«El saber es la única propiedad que no puede perderse.» Bías de Priene.

Uno de los principales activos de las empresas es su propiedad intelectual, sin embargo podemos afirmar que aún en estos tiempos modernos existen gran cantidad de compañías que desconocen que es realmente la propiedad intelectual, por lo que en este artículo vamos definir la misma para comprender su completo alcance y el valor que representa para las empresas actualmente. Siguiendo esta línea de pensamiento podemos decir que conforme a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) la propiedad intelectual se define como toda creación del intelecto humano, y comprende las invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio, las legislaciones actualmente protegen la propiedad intelectual mediante las patentes, el derecho de autor, las marcas, nombres comerciales y expresiones de publicidad comercial, a través de las cuales su titular puede obtener el reconocimiento o ganancias por las invenciones o creaciones. Es por ello que actualmente la propiedad intelectual se le reconoce como uno de los activos intangibles más importantes para las empresas, pues constituye cerca del 80% del valor de las mismas.

No obstante, el valor actual de la propiedad intelectual ha implicado todo un proceso de evolución y desarrollo, treinta años atrás dichos activos intangibles no tenían tanta importancia, y fue hasta el inicio de la era de la globalización y desarrollo tecnológico que las empresas decidieron expandir sus horizontes, ampliando sus productos y servicios a nuevos mercados, lo que generó la preocupación de las empresas por proteger su propiedad intelectual, a fin que las ideas innovadoras, los dibujos y modelos novedosos, y las marcas estuvieren protegidas de conformidad a la legislación que rige en cada uno de los países, con la intención de evitar que cualquier otra empresa los utilizara de manera gratuita, sin ningún tipo de limitaciones, y especialmente porque con esta protección los activos intangibles adquieren un valor concreto para las empresas.

Es cada vez más frecuente que inversores, agentes de bolsa y asesores financieros son conscientes que la propiedad intelectual es un activo valioso para las organizaciones, y muchos ya incluyen a la misma dentro de sus balances y estados financieros, incluso como resultado de este análisis las compañías se han dado cuenta que sus activos intangibles de propiedad intelectual son más valiosos que sus activos físicos, tal es el caso de las marcas notorias o las empresas dedicadas a productos innovadores.

Según el informe presentado en Septiembre del año 2013 por el Comisario Europeo del Mercado Interior y Servicios realizado en forma conjunta por la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) y la Oficina Europea de Patentes (OEP), los beneficios económicos de la protección de la propiedad intelectual no son teóricos sino que se han convertido en un activo intangible extremadamente importante para las compañías. El valor de estos activos podría en efecto cifrarse en 4,7 billones de euros o el 39% del Producto Interno Bruto (PIB) Europeo.

Por todo ello podemos concluir que frecuentemente las organizaciones no valoran adecuadamente su propiedad intelectual, subestimando las posibilidades de obtener beneficios futuros gracias a su uso. Sin embargo, la propiedad intelectual puede convertirse en un activo valioso para las empresas cuando se protege de acuerdo con la ley, ya que a través de ella las empresas pueden generar ingresos por medio de licencias o la comercialización de sus productos o servicios, y en caso de una venta, fusión o adquisición muy probablemente aumente el valor de su empresa para los inversores.

 

Artículos relacionados

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *